headermanguelito

  • Inicio
  • BANDAS
  • La banda de Manguelito
The current Bet365 opening offer for new customers is market-leading Open Account Offer Bet365 Make a deposit of £10-£200 and then enter the 10-digit bonus code You can get a free bet right now when you open an account.

Manguelito,
un pueblo donde se 'cultiva porro'

En el corazón del Sinú hay un pueblo donde a diario retumban las trompetas, el bombo, los platillos y el clarinete, en donde se «siembra y se cosecha porro». Se trata de Manguelito, corregimiento del municipio de Cereté, a cuyos pobladores les fluye por las venas ese género musical. Los mangueliteños, generación tras generación, siguen manteniendo firme y cada vez más fuerte la tradición de cultivar el porro.

Por iniciativa propia y con el ánimo de mantener en los niños del corregimiento este folclor, Juan Carlos Jiménez Argel, licenciado en artes y música, creó en el año 2008 la Escuela de Formación Musical Nuestra Generación Reinaldo Jiménez.

Juan Carlos aprendió sobre el porro siendo niño a través de su papá. Juan Carlos, hoy líder de procesos educativos con 60 jóvenes entre los 8 y 21 años, enseña a tocar los diferentes instrumentos musicales que integran una banda, y, sobre todo, a interpretar porro.

Esta noche no he dormido con el ruido de los ratones, a mi mamá le ‘ruyeron’ la pollera, a mi papá los pantalones.

«Lo que hago es hacer que los niños se enamoren de nuestra música, lo que no es muy difícil porque a ellos les gusta el porro. En este momento hay un gran potencial: muchos niños motivadísimos. Cada vez que vamos a un evento, a mi casa llegan varios con ganas de aprender. Eso también anima bastante a los que en estos momentos no están en el proceso, y ven en los de la escuela buenos representantes de nuestro corregimiento y de nuestra música», expresa.

María de Jesús López Sánchez es una de sus alumnas, tiene 10 años, y asegura que cuando escucha un porro le dan ganas de bailar: «el porro es algo que me gusta. Me gusta su ritmo, como se oye todo. Entré a la escuela porque me parece muy divertido», dice.

María de Jesús toca el clarinete, instrumento que escogió por su sonido fino, y porque también le gusta a su mamá, quien tiene una gran herencia musical, gracias a que su padre fue músico de banda. «No creo que este género se pueda acabar, porque siempre que alguien se sale de la escuela dos personas entran a estudiar», expresa.
Hace año y medio llegó Luis Carlos Osorio Conde a vivir a Manguelito. Es un joven de 17 años que apenas oyó hablar de la escuela fue a inscribirse. «El porro me parece muy interesante y muy bonito, porque es movimiento y representa la cultura del pueblo donde estamos viviendo», dice.

Con una sonrisa que le llena el rostro, Luis Carlos cuenta que en las ocasiones que han salido a tocar a diferentes ciudades se siente feliz de ver cómo otras personas los apoyan y dan muestras de aprobación por lo que hacen.

«El porro es mi identidad. Es patrimonio y orgullo de los habitantes de mi corregimiento. Es un ritmo muy alegre que tiene mucho sentimiento y mueve a cualquier persona. El porro enamora», asegura María Alejandra Rivero Cantero, otra joven de 16 años que también hace parte de la escuela.
Para María Alejandra lo que están haciendo en Manguelito es arte. Un arte que tiene mucho futuro si los jóvenes siguen trabajando en estos proyectos, y si además se sigue explotando el talento que hay.

«El porro nunca debe morir. En Manguelito lo estamos cultivando, conservando y preservando. Hoy lo estoy haciendo yo. Hace años fue mi papá y otros señores de la comunidad que se dedicaron a hacerlo, y mañana espero que sean estos mismos niños que hoy están llevándolo a otras regiones», expresó el profesor Juan Carlos Jiménez Argel.

bodymanguelito

01
02
03
04
05
06

Correo electrónico

Logo Footer

Micrositio 'Tributo al Porro' by GRUPO de COMUNICACIONES EL MERIDIANO

Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.

web@elmeridianodecordoba.com.co

Diseño Web Jesús Macea